Un cazador de EE.UU. irrita a Zimbabwe

Mató al león más famoso del país con la ayuda de intermediarios locales
(0)
30 de julio de 2015  

HARARE, Zimbabwe.- Un acaudalado dentista norteamericano provocó una nueva polémica sobre la caza mayor en África al matar al león más famoso de Zimbabwe, Cecil, con la ayuda de intermediarios locales, que comparecieron ayer ante la justicia.

"Lamento profundamente que proseguir una actividad que me gusta y practico con responsabilidad y en la legalidad se tradujera en la muerte de este león. No tenía ni idea que fuera tan conocido ni que fuera tan importante para el país", dijo a través de un comunicado Walter James Palmer, de Minnesota, en su primera reacción tras el hecho. "Que yo sepa, todo lo relacionado con el viaje fue legal y adecuadamente gestionado y conducido."

Pocos meses después del escándalo suscitado por la caza en Namibia de un rinoceronte negro, una especie amenazada de extinción, Palmer está acusado de matar a Cecil, un león macho de 13 años, estrella del parque Hwange y célebre por su melena negra.

La acusación surgió de la ONG Zimbabwe Conservation Task Force (ZCTF) y fue confirmada por la Asociación de Operadores de Safaris del país (SOAZ), en una conferencia de prensa anteayer. "De acuerdo con nuestras informaciones, parece que ya cometió crímenes similares en otras partes", afirmó Emmanuel Fundira, presidente de la SOAZ.

Palmer ya había dado que hablar en el pasado por su gran destreza para el tiro con arco. En 2009, The New York Times subrayaba que había aprendido a tirar "a la edad de cinco años" y que era capaz de dar en el blanco de un naipe colocado a más de 90 metros de distancia.

El dentista dijo que "confió en la experiencia de sus guías locales profesionales, con el objetivo de cazar en un marco legal". Y añadió que desconocía la reputación del león Cecil.

Palmer habría disparado contra Cecil con su arco, alcanzando a herirlo, para después matarlo con un tiro de fusil tras 40 horas de asedio, según la ONG, que agregó que el cazador habría pagado 50.000 dólares a su intermediario.

Los cazadores intentaron sin éxito disimular el emisor GPS del león, instalado en el marco de un programa de investigación de la Universidad de Oxford. A continuación, Cecil fue despedazado y su cabeza, hasta el momento, no fue hallada, precisó la ONG.

Hasta ahora, dos hombres acusados de haber organizado la cacería fueron incriminados: Theo Bronkhorst, cuya familia tiene una empresa que se especializa en la caza mayor de leopardos en el norte de Zimbabwe, y Honest Trymore Ndlovu, propietario de la granja donde fueron encontrados los restos del león a principios de este mes. Ambos hombres podrían recibir 15 años de prisión.

Agencias AP, EFE y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?