Un chaleco antibalas a su medida

(0)
23 de marzo de 2000  

JERUSALEN (De una enviada especial).- "No me consta." Esa fue ayer la respuesta a la prensa del ministro de Seguridad Interna israelí, Shlomo Ben Ami, al ser consultado con respecto a la noticia que difundió ayer el diario local Maariv, según la cual el Papa accedió, a regañadientes, a ponerse un chaleco antibalas.

El diario israelí publicó que Juan Pablo II fue prácticamente obligado a ponerse este "escudo" por los servicios de seguridad locales. Este fue confeccionado a su medida por el Estado judío, para que lo utilizara en los momentos en que no estuviera protegido por el papamóvil.

Según el periódico, se trata de un chaleco de materiales especiales y muy livianos, para que no moleste ni dificulte la movilidad del Pontífice. Si se lo puso efectivamente o no, de todos modos, sigue siendo un misterio.

Férrea seguridad

Lo que sí es cierto es que el gobierno israelí ha puesto en marcha una operación de seguridad sin precedente alrededor del Papa: quiere que todo marche bien en esta histórica visita. Israel ha dispuesto de 20.000 hombres, entre policías y soldados, para mantener el orden y prevenir cualquier intento de agresión.

El estado de alerta, de cualquier manera, se ha potenciado luego de los actos de vandalismo que precedieron su llegada -cuando grupos ultraortodoxos pintarrajearon y dañaron el helipuerto al que arribó anteayer- y luego de las anunciadas protestas contra él, que incluyeron ceremonias rituales de maldición, en las que le desearon al Pontífice la muerte por "odiar a Israel".

Consultado sobre la versión de que un grupo ultraortodoxo fue autorizado a realizar una protesta hoy, cuando el Papa visite el museo del Holocausto de Yad Vashem, Ben Ami dijo que lo desconocía. "Si es así -agregó-, demostrará que en este país la libertad de expresión es una tradición." En el pasado, el Pontífice fue víctima de varios intentos de asesinato. El más serio fue en 1981, cuando un joven turco, Mehmet Alí Agca, le disparó, hiriéndolo gravemente y debilitando considerablemente su salud.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.