Un chip con GPS en las botas del "Mono Jojoy", la clave para hallarlo