A una semana de las elecciones en Israel. Un clima de derrota rodea a Netanyahu