El pontifice, en gran bretaña / Tras el escandalo por los abusos. Un comando de oradores para defender a la Iglesia