Un cubo de cristal permite ver los Alpes pisando el cielo