Un curandero famoso, el primer gran caso de #MeToo en Brasil

João Teixeira de Faria, conocido como Juan de Dios, fue denunciado por varias mujeres de abuso sexual
João Teixeira de Faria, conocido como Juan de Dios, fue denunciado por varias mujeres de abuso sexual Fuente: AP
Shasta Darlington
(0)
12 de diciembre de 2018  • 11:32

SAN PABLO.- Durante años, miles de brasileños y extranjeros han viajado en masa al municipio de Abadiânia persiguiendo las historias milagrosas de un curandero conocido como Juan de Dios, que hace cortes con bisturí en sus pacientes sin uso de anestesia y asegura que canaliza los espíritus de los muertos para curar cáncer o depresión crónica.

En los últimos días, decenas de mujeres han denunciado que el médium, cuyo nombre real es João Teixeira de Faria, es un abusador sexual que se aprovecha de pacientes vulnerables en las supuestas sesiones de curación. Los testimonios socavaron la imagen global de Faria, que incluso apareció en un segmento de Oprah Winfrey en 2010 y fue entrevistado por ella en 2012 en sus instalaciones de Abadiânia.

El curandero Joao Teixeira de Faria es escoltado hoy por sus partidarios, al llegar a su "centro de curación" en Abadiania, en el estado de Goiás
El curandero Joao Teixeira de Faria es escoltado hoy por sus partidarios, al llegar a su "centro de curación" en Abadiania, en el estado de Goiás Fuente: AFP

Los fiscales ya empezaron a revisar las declaraciones de las presuntas víctimas y parece que Faria será el primer gran caso del movimiento #MeToo en Brasil, que hasta ahora ha sido discutido poco en el país sudamericano. El escándalo comenzó el fin de semana pasado con la transmisión de un programa de televisión en el que varias mujeres compartieron historias muy similares de trato sexual indeseado.

Para el lunes habían llegado decenas de otros testimonios a diversos medios y a la fiscalía del estado de Goiás, que pidió a cinco procuradores y dos psicólogos revisar el caso. En un día y medio, la unidad ad hoc recibió 78 quejas, dijo una de las procuradoras, Patrícia Otoni.

"Nos enfrentamos a un serio desafío", dijo. "Queremos demostrarles a las víctimas que pueden confiar en nosotros y que incluso alguien que es famoso y admirado a nivel internacional será investigado. Pero también debemos revisar cada una de las quejas antes de llegar a alguna conclusión".

Faria niega las denuncias. "No soy culpable", exclamó hoy el gurú ante cientos de personas vestidas de blanco, llegadas de todo el mundo, que le manifestaron su apoyo entre gritos, aplausos y lágrimas en Abadiânia.

Los seguidores del curandero brasileño Joao Teixeira de Faria oran hoy en su "centro de curación", 120 km al suroeste de Brasilia
Los seguidores del curandero brasileño Joao Teixeira de Faria oran hoy en su "centro de curación", 120 km al suroeste de Brasilia Fuente: AFP

Avanzó protegido por sus colaboradores, en medio de un gran alboroto de cámaras que le siguieron entre forcejeos hasta la sala de oración en el templo de la Casa Don Ignacio de Loyola. Subió a una tarima, pronunció unas breves palabras y volvió a salir entre la multitud de cámaras.

"Está afectado, no puede hablar ni hacer incorporaciones [espirituales]. Para hacer trabajo espiritual hay que estar relajado", explicó Claudio José Pruja, voluntario desde hace 21 anos en este hogar de peregrinación fundado en 1976.

Los seguidores de Faria creen que es un médium que canaliza los espíritus de doctores fallecidos y de otros curanderos que lo guían al realizar "cirugías espirituales" para sanar males que van desde sinusitis hasta la parálisis. Debido a la cantidad de gente que visita su clínica, ha surgido una industria turística en el pueblo. Los pacientes lo han buscado después de ver videos de cómo realiza intervenciones con picoteos en la nariz, incisiones con bisturí y raspaduras en los ojos.

En el segmento de 2010, Oprah Winfrey dijo sobre él: "Personas de todo el mundo les dan crédito a Juan de Dios y a los espíritus que fluyen por él por sanaciones milagrosas. Ha sido incomprendido por unos, perseguido por otros e incluso acusado de actos inapropiados". La entrevista que le hizo a Juan de Dios en 2012 parece haber sido eliminada de su sitio web.

Los seguidores del curandero brasileño Joao Teixeira de Faria esperan hoy su turno para ser atendidos, en su "centro de curación", 120 km al suroeste de Brasilia
Los seguidores del curandero brasileño Joao Teixeira de Faria esperan hoy su turno para ser atendidos, en su "centro de curación", 120 km al suroeste de Brasilia Fuente: AFP

En un comunicado, Oprah Winfrey señaló que su visita a Brasil en 2012 fue para "explorar los métodos polémicos de curación" de Juan de Dios. "Siento empatía con las mujeres que contaron sus historias y espero que se haga justicia". Faria fue acusado en los últimos años de practicar medicina de manera ilegal, aunque no ha sido condenado. En 2008 también fue denunciado -y absuelto- por abuso sexual.

La procuradora Otoni dijo que no tenían conocimiento de otras quejas públicas contra Faria hasta que se transmitió el programa Conversa com Bial el 7 de diciembre, en el que entrevistaron a las mujeres. Faria no ha sido citado para ser interrogado porque la investigación está en las primeras fases, de acuerdo con Otoni, aunque indicó que las denuncias hasta ahora sí señalan un patrón claro.

"Las víctimas eran personas en una situación vulnerable que acudieron a él con la esperanza de que pudiera curarlas", dijo la procuradora. "Han hablado de delitos que habrían ocurrido a puerta cerrada y con un modus operandi muy similar".

En el programa de televisión, las mujeres entrevistadas dijeron que habían sido tocadas a la fuerza y conminadas a tocar el pene de Faria después de ser convocadas a su habitación personal para supuestas sesiones individuales de "limpias espirituales".

La única mujer que estuvo de acuerdo en hacer pública su identidad en el programa "Conversa com Bial" fue Zahira Lieneke Mous, coreógrafa holandesa que dijo que viajó a Abadiânia hace cuatro años después de ver el documental de Oprah Winfrey con la intención de recuperarse de un incidente de abuso sexual. Contó que fue convocada a la consulta privada con Faria, durante la cual él agarró sus manos para ponerlas sobre su pene y le ordenó que las moviera.

En una segunda ocasión, mientras ella seguía en las instalaciones en Abadiânia, según declaró en su testimonio, Farias la forzó a tener sexo anal.

Mous dijo que hizo pública su historia cuatro años después por medio de Facebook y después en el programa brasileño. "Siempre pensé que había sido solo yo", indicó en la entrevista transmitida en televisión en Brasil. "Cuando me di cuenta de que no era así me quedó claro que él aún seguía haciendo esto y que yo tenía que decir algo".

The New York Times

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.