Ante un Trump agresivo e incómodo, Hillary Clinton ganó el segundo debate sin hacer mucho