Opinión. Un derrumbe que aún no tiene garantías de haber terminado