Un diario italiano filtró fragmentos de la carta del Papa a Maduro: "Lo acordado en las reuniones no siguió en gestos concretos"

En la carta que le había enviado a Francisco, el presidente bolivariano decía que "estaba al servicio de Cristo”
En la carta que le había enviado a Francisco, el presidente bolivariano decía que "estaba al servicio de Cristo” Fuente: AP
Elisabetta Piqué
(0)
13 de febrero de 2019  • 09:43

ROMA.- El diario Corriere della Sera publicó hoy fragmentos de una carta que el Papa le habría escrito al "señor Nicolás Maduro" recordándole todos los "acuerdos no cumplidos" del pasado, en respuesta a un pedido de mediación que el líder venezolano, cada vez más presionado por la comunidad internacional, le hizo llegar hace unos días.

Lo más notable de la supuesta respuesta papal –que el vocero interino, Alessandro Gisotti, prefirió no comentar- es que está dirigida al "excelentísimo señor Nicolás Maduro Moros". No está dirigida al "presidente" y esto refleja una postura del Vaticano cauta, en línea con los obispos venezolanos, que jamás reconocieron el segundo mandato de Maduro, no reconocido por gran parte de la comunidad internacional.

La carta está dirigida al "excelentísimo señor Nicolás Maduro Moros" y no al "presidente" de Venezuela

Si bien el Corriere aseguró que la carta, fechada el 7 de febrero y escrita en español, cuenta con dos carillas y medio, sólo reprodujo algunos entrecomillados. Francisco en la misiva habría recordado los reiterados intentos de los últimos años "para intentar encontrar una salida a la crisis venezolana". "Lamentablemente todos se han visto interrumpidos porque lo que había sido acordado en las reuniones no ha sido seguido por gestos concretos para realizar los acuerdos", habría escrito el Pontífice, que evocó su intento de facilitar un diálogo entre el régimen y la oposición a fines de 2016.

Francisco destacó que siempre estuvo en favor de una mediación: "pero no cualquier diálogo, sino el que se entabla cuando las diferentes partes en conflicto ponen el bien común por arriba de cualquier otro interés y trabajan por la unidad y la paz".

Francisco destacó que siempre estuvo en favor de una mediación: "pero no cualquier diálogo, sino el que se entabla cuando las diferentes partes en conflicto ponen el bien común por arriba de cualquier otro interés y trabajan por la unidad y la paz".

El ex arzobispo de Buenos Aires también evocó una carta escrita por su número dos, el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, el 1 de diciembre de 2016, en la que la Santa Sede enumeraba una serie de pedidos para que el diálogo fuera posible.

Según el Corriere della Sera en la carta, en la que se pide evitar "cualquier forma de derramamiento de sangre", reina la decepción por las actitudes del régimen de Maduro. Al final, el Papa confiesa que "lo inquieta profundamente la situación" y el hecho de que "el sufrimiento del pueblo venezolano no parece tener fin".

Causó gran sorpresa que se filtrara la carta de respuesta del Papa a Maduro. No solo por el momento en el cual salió a la luz, sino sobre todo porque no se filtró íntegra: el Corriere della Sera la reprodujo parcialmente, algo que puede dar pie a manipulaciones del contenido.

Más allá de la extraña filtración, la carta vuelve a reflejar la gran preocupación del Vaticano y del Papa por la crisis. De regreso de Panamá, Francisco evitó pronunciarse sobre la nueva situación que se creó, a partir de la autoproclamación, el 23 de enero, del líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como mandatario encargado de una transición hacia elecciones libres.

Francisco dijo que respaldar un bando u otro "sería una imprudencia pastoral" de su parte, que podría hacer más daño y que temía un derramamiento de sangre. Pero se mostró abierto a una mediación, siempre y cuando las dos partes lo soliciten, algo que no ocurrió ya que, pese a un pedido en ese sentido de parte de Maduro, Guaidó rechazó desde el principio cualquier diálogo con quien considera un "usurpador" y un "dictador".

La filtración de la carta del Papa también ocurre dos días después del encuentro en el Vaticano, el lunes pasado, entre el número tres de la Santa Sede, el arzobispo Edgar Peña Parra, sustituto de la Secretaría de Estado, y una delegación enviada por Guaidó.

Rodrigo Diamanti, representante europeo para la ayuda humanitaria y presidente de la ONG Un Mundo sin Mordaza, que participó del encuentro, no ocultó su optimismo. "Peña Parra se mostró dispuesto a ayudar y a hacer todo lo posible para que este año podamos tener elecciones libres en Venezuela", dijo, en una conferencia de prensa en la sede de la Asociación de la Prensa Extranjera. La semana pasada, Parolin señaló que el enfoque de la Santa Sede en Venezuela es el de una "neutralidad positiva".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.