El escenario. Un discurso con la mira puesta en la agenda doméstica