Un drástico giro que deja las fichas del lado opositor

Daniel Lozano
Daniel Lozano PARA LA NACION
Guaidó juró ayer como "presidente encargado" ante miles de personas en Caracas
Guaidó juró ayer como "presidente encargado" ante miles de personas en Caracas Crédito: Federico Parra
(0)
24 de enero de 2019  

La juramentación del dirigente opositor Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela y la catarata de reconocimientos de países del continente trastocan el escenario venezolano como nunca antes. El duelo está en marcha y la iniciativa la lleva la oposición por primera vez en dos décadas, aunque tiene varios desafíos por delante.

Así lo confirmaron el discurso vacilante y a la defensiva del jefe de la revolución, trufado de quejas. Nicolás Maduro intentó sin éxito comparar la maniobra del Parlamento venezolano con el golpe de Estado de Pedro Carmona contra Hugo Chávez , en 2002.

Guaidó se juramentó como presidente encargado de Venezuela - Fuente: NTN24

01:48
Video

Las diferencias son demasiado evidentes: la asonada militar fue entonces contra el presidente legal del país y la primera decisión del presidente de facto fue abolir la Constitución. En esta ocasión, la Asamblea Nacional -dominada por la oposición- se ha apoyado en la Constitución para decretar la "usurpación" del poder de Maduro, que cuenta con el respaldo de la cúpula militar. Las razones legales cambiaron de bando.

"La Asamblea Nacional da un paso y aumenta la presión. El gobierno ahora está obligado a reaccionar. Los ojos del mundo y del país observan", advierte el analista Félix Seijas, director de Delphos.

El combate, 17 años después, lo disputan un presidente de facto contra un presidente encargado, un nuevo capítulo en la historia equinoccial de la Venezuela de este siglo. Cada uno ha movido hasta ahora sus fichas, con especial ventaja para Guaidó, que en solo 18 días ha sabido consolidarse como pieza clave de la oposición, a pesar de su juventud y de que aún lo esperan varios desafíos por delante, como seguir recuperando la confianza de los opositores al gobierno de Maduro.

"Guaidó se jugó todas la cartas completas, un desafío a Maduro que este no acaba de responder más allá de la ruptura con Estados Unidos. Maduro sigue sin enfrentar directamente a Guaidó, aunque seguramente dictarán orden de detención o disolución de la AN. Tiene que medir el costo político, sobre todo después del reconocimiento", aventura Luis Salamanca, antiguo rector del Consejo Nacional Electoral.

La primera decisión del presidente encargado traba aún más el juego político. Guiadó exhortó a las embajadas que lo reconocieron a permanecer en el país, especialmente la de Estados Unidos, pese a que Maduro les dio un ultimátum de 72 horas. Todo apunta a que los diplomáticos estadounidenses se atrincherarán en su legación, que tiene al frente un encargado de negocios.

La estrategia de Maduro pasa por afianzarse en el propio seno de la revolución ante las dudas surgidas por la rebelión en los barrios populares de Caracas, que ayer se extendió a otros puntos del país.

La elección para su discurso del "balcón del pueblo", al calor del Palacio de Miraflores, denota cierta desconfianza de sus propias fuerzas, frente al pecho descubierto de Guaidó, protegido por la marea humana que tomó Caracas.

"Guaidó, por su parte, tiene que tener claros sus apoyos militares, porque ya tiene los populares e internacionales. ¿Qué está pasando con los militares? Hay que esperar a que se complete el rompecabezas. Guaidó para dar su paso debía ser si podía provocar una reacción en el seno de los militares. El juego está en pleno desarrollo, falta por ver la jugada militar", completa Salamanca.

"Queda por esperar la reacción de la Fuerza Armada Nacional", sostuvo también Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano. Hasta el momento, la cúpula, los altos mandos y los oficiales más beneficiados por la revolución se mantienen firmes, e incluso no dudaron en ponerse al frente de la represión de ayer. En cambio, las tropas vacilaron en varios puntos del país, incluso emprendieron la retirada en cuanto se veían en inferioridad ante la ira del pueblo.

Guaidó juega adelantado, pero sin caer en fuera de juego, mientras Maduro se mueve de una forma pesada. El siguiente capítulo se vivirá hoy mismo en la Organización de los Estados Americanos ( OEA ), adonde la Asamblea Nacional envió a su representante recién elegido, Gustavo Tarre Briceño. En la sesión de hoy contará con el apoyo de por lo menos 15 países, frente a las fuerzas enflaquecidas de Maduro, que sí recibieron ayer el espaldarazo de México y otro puñado de países de la región.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.