Un estadounidense y una mexicana se casaron en la frontera para protestar contra el muro de Donald Trump