Un estudio asegura que un kilo pesa más que mil gramos