Un gato inglés hereda una casa y dinero para alimentos

La mascota recibió de parte de su fallecida dueña una vivienda valuada en más de medio millón de dólares y un fondo en fideicomiso de US$ 160.000
(0)
6 de mayo de 2003  • 10:08

LONDRES.- Al gato Tinker seguramente le vendrán muy bien las siete vidas que el dicho popular confiere a estos felinos para poder disfrutar al máximo de su buena suerte.

Gracias a su última propietaria, una acaudalada viuda, el ex gato vagabundo es ahora propietario de una lujosa casa, valorada en 350.000 libras esterlinas (560.000 dólares) y cena pescado fresco adquirido con los intereses de un fondo en fideicomiso de 100.000 libras (160.000 dólares).

El testamento de Margaret Layne, de 89 años, publicado hoy en el diario londinense The Times, designa a Tinker heredero de una parte sustancial de sus bienes, incluyendo su casa en Harrow, al norte de Londres.

Cuando muera el gato, su herencia pasará a manos de los albaceas testamentarios, los ex vecinos de Layne, Ann y Eugene Wheatley, que traían cada día la comida y la leche consumida por Tinker.

Esa lujosa vida atrajo, como no podía fallar, a otros felinos.

En una entrevista con The Times, Wheatley, de 75 años, dijo que Tinker comparte ahora la casa con Lucy, "que era nuestra gata pero decidió cambiarse de casa tras tener una camada".

"Luego está Stardust, un gato blanco que nos vino después que un amigo nuestro no pudo cuidarlo más. El gato prefirió igualmente vivir en esa casa", agregó.

Wheatley reconoció que la reciente baja de la bolsa de valores afectó el fondo de Tinker "aunque hay un límite en lo que uno puede gastar en un gato".

Indicó que usó parte del dinero para mantener la casa.

Layne, que no tenía hijos, murió el año pasado dejando una herencia valorada en casi 586.000 libras (937.000 dólares).

Fuente: AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.