Una esperanza para un país destrozado por la guerra civil. Un general católico presidirá el Líbano