El escenario. Un gobierno más militarizado y unas fuerzas más politizadas