El escenario. Un gobierno muy débil para encarar negociaciones de paz