Opinión. Un gol en contra que sirve de lección