Un grupo extremista declara la instauración de un califato en Irak y Siria

La agrupación islamista ISIS, que tiene bases en ambos países, designó a un gobernante al que “todos los musulmanes” deben jurarle lealtad
(0)
29 de junio de 2014  • 16:50

BAGDAD.- La agrupación extremista sunita Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés) anunció hoy la instauración de un califato islámico en ambos países.

En un audio titulado "Esta es la promesa de Alá" y difundido a través de las redes sociales, el grupo informó de que sus líderes "han resuelto anunciar el establecimiento del califato islámico y la designación de un califa para todos los musulmanes", que será el jefe del ISIS, Ibrahim ibn Awad, más conocido como Abu Bakr al Bagdadi.

La organización califica a Al Bagdadi como "el imán y califa para los musulmanes en todo el mundo".

De la misma forma, el ISIS anuncia que elimina la parte "de Irak y Siria" del nombre del grupo, por lo que pasa a denominarse como "Estado Islámico" únicamente.

El grupo sunita controla algunas regiones de Siria y desde comienzos de junio ha logrado avanzar también en Irak, donde ocupó partes del norte y oeste del país. Su objetivo declarado es quedarse con el control de Bagdad y establecer un califato que traspase las fronteras. ISIS estaba vinculado originalmente a Al Qaeda, pero este año rompió con la red terrorista al considerar que su cúpula se alejó de los principios de la "guerra santa".

El califato es el sistema político que rigió entre la comunidad musulmana desde el nacimiento del islam con el profeta Mahoma y persistió, en diferentes formas y lugares, hasta el final del califato otomano, que Mustafa Kemal Atatürk abolió a comienzos del siglo XX para crear la nueva república de Turquía.

El califa es la máxima autoridad religiosa y política del califato, cuya norma jurídica es la "sharía" o ley islámica.

"Aclaramos que, con esta declaración de califato, es imperativo para todos los musulmanes jurar lealtad al califa Ibrahim y apoyarlo", afirma la organización yihadista, escisión de Al Qaeda.

Según esta declaración, además, "la legalidad de todos los emiratos, grupos, estados y organizaciones queda anulada por la expansión de la autoridad del califa y la llegada de las tropas a sus áreas".

Crisis política en Irak

La alianza laica iraquí, la llamada Coalición Nacional, decidió hoy boicotear la primera sesión del nuevo Parlamento, prevista para el próximo martes, en la que se deberá nombrar a un presidente de la asamblea, para luego continuar con el jefe de Estado y el próximo Gobierno.

La coalición, presidida por el ex primer ministro Iyad Alaui, ha tomado esta decisión por la "distribución de altos cargos por cuotas sectarias, la injerencia regional en los asuntos internos y la subestima de las demandas populares", según un comunicado.

"La Coalición Nacional decidió abstenerse de asistir a la primera reunión del Consejo de Diputados, y distanciarse de sus consecuencias, a menos que las fuerzas políticas participen en el establecimiento de una hoja de ruta para unificar el país", señaló la nota.

La alianza precisó que este plan político tiene que adecuarse a la iniciativa que ha presentado el grupo, que pretende establecer los principios de ciudadanía y consenso en la gestión de Irak, lejos de afiliaciones sectarias y étnicas.

El plan de Alaui, respaldado por la Liga Árabe, estipula la elaboración de una hoja de ruta, que incluye la formación de un gobierno de unidad nacional integrado por los principales dirigentes políticos y un número limitado de tecnócratas.

La coalición aboga por la celebración de una reunión en la que participen los primeros ministros que gobernaron el país desde 2004 hasta el actual (Nuri al Maliki), además del presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí y los dirigentes de los principales grupos políticos y religiosos.

La reunión deberá efectuarse en un lugar seguro con la presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y un representante del Tribunal Supremo de Irak.

El logro de la reconciliación nacional es uno de los puntos de la hoja de ruta para garantizar un proceso político global que sólo excluya a "los terroristas, los asesinos y los detractores de fondos públicos", según la iniciativa.

Asimismo, pide volver a formar las principales instituciones del Estado iraquí, especialmente las Fuerzas Armadas y los cuerpos de seguridad, sin cuotas sobre bases sectarias religiosas o étnicas.

Irak está inmerso en una grave crisis desatada por el avance de grupos insurgentes encabezados por el ISIS, que el pasado día 10 se hizo con el control de Mosul, la segunda ciudad del país, y desde allí ha progresado por otras zonas del norte y el centro.

Agencias EFE, DPA y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.