Un hijo de Bolsonaro quiere que Brasil tenga armas nucleares para ser más respetado en el mundo

Bolsonaro, junto a sus hijos Flavio y Eduardo
Bolsonaro, junto a sus hijos Flavio y Eduardo Fuente: Archivo
Alberto Armendáriz
(0)
14 de mayo de 2019  • 20:02

RIO DE JANEIRO.- No es ningún secreto que la familia Bolsonaro es defensora de la liberalización de las armas, pero ahora, uno de los hijos del presidente brasileño, el diputado Eduardo Bolsonaro, aboga hasta para que Brasil tenga bombas nucleares y sea tomado más en serio.

En un encuentro esta tarde con alumnos de la Escuela Superior de Guerra, el menor de los tres hijos políticos del mandatario Jair Bolsonaro, titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, resaltó el factor disuasivo de poseer un arsenal militar nuclear.

"Son las bombas nucleares las que garantizan la paz. Si nosotros tuviésemos ya acabados los submarinos nucleares, que tienen una economía mucho mayor dentro del agua; si tuviésemos un mayor número de efectivos, tal vez seríamos tomados más en serio por [el presidente venezolano, Nicolás] Maduro , o temidos por China y por Rusia", señaló, aunque reconoció que "ese asunto no está en la agenda en este momento" y se lamentó que no exista un debate en este sentido.

Con una larga historia de rivalidad regional, desde la década del '40 Brasil y la Argentina compitieron en el desarrollo de tecnología nuclear, y pese a haber sido signatarios del Tratado para la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco) en 1967, durante el período de las últimas dictaduras militares en ambos países (1964-1985 en Brasil y 1976-1983 en la Argentina) sus gobiernos se esforzaron por hacer avanzar sus respectivos programas de armas nucleares en secreto.Con el retorno de la democracia en los dos países, esas iniciativas fueron dejadas de lado y se pasó a la cooperación para el uso de la energía nuclear con fines pacíficos desde la creación de la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC) en 1991. Cuatro años más tarde, la Argentina firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y Brasil hizo lo mismo en 1998.

"Sabemos que si Brasil quisiera pasar por encima esa convención tendría una serie de sanciones; es un tema muy complicado. Pero creo que puede volver el debate aquí", apuntó el diputado Bolsonaro frente a los jóvenes que formarán parte del ejército, la marina y la fuerza aérea brasileña en el futuro.

El legislador incluso reforzó su argumento al mencionar el ejemplo de una delicada carrera armamentista nuclear en el sur de Asia.

"Paquistán y la India, ¿cómo está la relación entre los dos? Si sólo uno tuviese bombas nucleares, la relación no sería la misma. Soy entusiasta de esa visión. Van a decir que soy agresivo, que quiero prender fuego el mundo.en fin. Pero de hecho, ¿por qué el mundo entero respeta a Estados Unidos? Les explotaron el World Trade Center, ¿y ellos qué hicieron? Pasaron por encima de todos los vetos e invadieron Iraq", recordó Bolsonaro al referirse a la polémica reacción del gobierno de George W. Bush en 2003, como una reacción a los atentados del 11 de septiembre de 2001, bajo el pretexto de que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva, luego de haber atacado a Al Qaeda en Afganistán.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.