Un informante al alcance del brazo de la justicia

David Ingram
James Pomfret
(0)
11 de junio de 2013  

HONG KONG.- La decisión de Edward Snowden de huir a Hong Kong mientras se preparaba para mostrar un programa secreto de vigilancia del gobierno de Estados Unidos podría no evitar que sea juzgado debido a un tratado de extradición.

Mientras preparaba la filtración del monitoreo masivo de las comunicaciones por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Snowden dejó Hawai, donde residía, con destino a Hong Kong el 20 de mayo para estar en un lugar desde el que podría resistir los intentos de ser juzgado en Estados Unidos. "China continental tiene restricciones significativas a la libertad de expresión, pero el pueblo de Hong Kong tiene una larga tradición de protestar en las calles", explicó Snowden a The Guardian.

Snowden abandonó ayer el hotel en el que se encontraba y su paradero era desconocido, pero un periodista del diario británico dijo que todavía no había abandonado Hong Kong, donde su situación legal podría no ser del todo conveniente.

Estados Unidos y Hong Kong firmaron un tratado de extradición en 1996, un año antes de que la ex colonia británica fuera devuelta a China. El tratado entró en vigor en 1998 y establece que las autoridades de Hong Kong pueden retener a Snowden durante 60 días, mientras Washington prepara una petición formal de extradición.

Algunos abogados con experiencia en extradiciones dijeron que sería un reto para Snowden evadir el tratado si el gobierno de Estados Unidos decide juzgarlo. "[Los chinos] no van a poner en riesgo su relación con Estados Unidos por el señor Snowden; muy pocas personas tienen el poder de persuadir a otro país", dijo Robert Anello, abogado de Nueva York que gestionó casos de extradición.

Bajo la Orden de Delincuentes Fugitivos de Hong Kong, Pekín puede emitir una "instrucción" al líder de la ciudad de asumir o no acciones sobre extradiciones cuando los intereses de China "en materia de defensa o asuntos exteriores queden significativamente afectados".

"Nunca hemos visto al gobierno chino interferir en este tipo de decisiones antes", dijo Patricia Ho, abogada de Daly & Associates en Hong Kong, que lidia a menudo con pedidos de asilo y refugiados.

El consulado de Estados Unidos en Hong Kong no hizo comentarios cuando se le preguntó si se solicitaría la extradición de Snowden ni confirmó si seguía en la ciudad.

Douglas McNabb, un abogado de Houston que se especializa en extradiciones, dijo que le había sorprendido que Snowden hubiera elegido Hong Kong como un refugio dado el tratado existente. "No será difícil [demostrar] una causa probable", dijo McNabb. "Este tipo salió a la luz pública y dijo: «Lo he hecho». Su mejor defensa probablemente sería que es un caso político en vez de uno penal." El tratado prohíbe la extradición de casos políticos. Otra defensa para Snowden, según abogados, sería argumentar falta de "doble incriminación": para que una persona sea extraditada, el supuesto acto debe ser delito en ambos países.

Cuando se le preguntó si tenía un plan, Snowden dijo: "Buscar asilo en un país con valores compartidos. La nación que más engloba esto es Islandia". Sin embargo, el nuevo gobierno islandés es mucho más reticente que sus antecesores a conceder asilo político.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.