El perfil. Un líder paciente que no enamora