Un militar condecorado complica más a Trump por la llamada del Ucraniagate

Vindman, ayer, al llegar al Capitolio
Vindman, ayer, al llegar al Capitolio Fuente: AFP - Crédito: Mark Wilson
El experto en seguridad nacional Alexander Vindman dijo que escuchó de primera mano el diálogo que desató el escándalo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
30 de octubre de 2019  

WASHINGTON.- Un militar condecorado que trabaja en seguridad nacional para la Casa Blanca complicó aún más al presidente Donald Trump al ofrecer un recuento de primera mano ante el Congreso sobre la conversación telefónica con el mandatario de Ucrania, Volodimir Zelenski, que gatilló el escándalo del Ucraniagate que dejó al magnate al borde de un juicio político.

Alexander Vindman, teniente coronel del Ejército y experto en Ucrania del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, testificó voluntariamente ante congresistas de tres comités de la Cámara de Representantes a cargo de la investigación que busca definir si se somete a Trump a un impeachment.

Vindman es el primer testigo que estuvo presente en la famosa llamada entre Trump y Zelenski, en julio último, en la que Trump presionó a Zelenski para que investigue el origen del escándalo Rusiagate y a uno de sus principales rivales políticos, el precandidato Joe Biden, así como a su hijo Hunter Biden, quien ocupó el directorio de la energética más grande de Ucrania, Burisma.

"Estaba preocupado por la llamada. No pensé que fuera apropiado exigir que un gobierno extranjero investigara a un ciudadano estadounidense, y estaba preocupado por las implicaciones para el apoyo del gobierno estadounidense a Ucrania", dijo Vindman, según una copia del testimonio escrito que preparó.

"Me di cuenta de que si Ucrania realizaba una investigación sobre los Biden y Burisma, probablemente se interpretaría como una jugada partidista que indudablemente resultaría en que Ucrania pierda el apoyo bipartidista que hasta ahora ha mantenido", afirmó. "Todo esto socavaría la seguridad nacional de Estados Unidos", completó.

Vindman dijo que transmitió sus inquietudes dentro del Consejo de Seguridad Nacional de acuerdo con sus "décadas de experiencia y capacitación, sentido del deber y la obligación de operar dentro de la cadena de mando". Su testimonio desarticuló una de las líneas de defensa de Trump y la Casa Blanca: que la denuncia original, hecha por un "informante" que aún permanece en el anonimato, tenía poca credibilidad porque el informante no había escuchado la llamada. Vindman sí la escuchó.

El testimonio de Vindman paralizó a Washington y le sumó envergadura a la ofensiva de los demócratas contra la Casa Blanca, al sumar a su investigación un testigo presencial de la conversación con Zelenski, el gatillo del escándalo que dejó a Trump al borde de convertirse en el tercer presidente de la historia en ser sometido a un impeachment.

"Supuestamente, según la Prensa Corrupta, la llamada de Ucrania 'preocupó' al testigo Nunca Trump. ¿Estaba en la misma llamada que yo? ¡No puede ser posible! Pídanle que lea la transcripción de la llamada. ¡Cacería de brujas!", lo atacó Trump en Twitter, a la par de la presentación de Vindman en el Congreso.

El presidente niega las acusaciones de abuso de poder, y ha intentado socavar la credibilidad de los testigos al afirmar que son opositores a su gobierno. El Ucraniagate es el mayor escándalo de su presidencia, pero Trump apuesta a sortearlo con el alto apoyo que tiene entre los republicanos.

Vindman, de 44 años, nació en Ucrania y llegó a Estados Unidos como refugiado junto a su familia cuando tenía tres años, dejando atrás la vieja Unión Soviética. Es veterano de la guerra de Irak y recibió el Corazón Púrpura, una de las máximas condecoraciones militares de Estados Unidos. Estudió en la Universidad de Harvard, y ascendió en la burocracia de la seguridad de la primera potencia global hasta la Casa Blanca, donde trabajaba como experto en Ucrania en el Consejo de Seguridad Nacional.

Al ataque de Trump, quien lo pintó como un opositor, se sumó una ofensiva mediática lanzada por partidarios del mandatario, sobre todo en la cadena Fox, donde se llegó incluso a sugerir que Vindman puede ser un doble agente o tener simpatía por Ucrania. La ofensiva llevó a varios legisladores republicanos a defenderlo, citando sus credenciales y, sobre todo, su condecoración, que recibió por haber sido herido en Irak por una bomba.

"Soy un patriota y es mi deber y honor sagrado avanzar y defender nuestro país, independientemente del partido o de la política", afirmó Vindman, según su testimonio escrito.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.