Opinión. Un mundo entre comillas que puede engañar a los incautos