Un museo permite visitar sin ropa una exposición sobre desnudos