Un Nobel en el gabinete