El escenario. Un nuevo comienzo, pero para Obama