Un opositor a toda negociación

(0)
28 de agosto de 2001  

JERUSALEN (ANSA).- La vida de Abu Ali Mustafá, militante marxista nacido en 1938 en Arrabe, Cisjordania, con el nombre de Mustafá al-Zibri, estuvo dedicada a "la revolución democrática palestina" hasta su muerte, ayer, por misiles israelíes en Ramallah.

Era considerado uno de los líderes más pragmáticos del Frente Popular para la Liberación Palestina (FPLP), la facción de inspiración marxista que, junto con Fatah, domina desde su creación la Organización para la Liberación Palestina. Aspiraba a la creación de un Estado socialista sin distinciones étnicas ni religiosas.

Su reputación se fortaleció cuando, en 1999, volvió a Cisjordania pese a la oposición de su grupo, enemigo de los acuerdos de Oslo, de 1993, que determinaron la autonomía palestina.

Antes de convertirse en el sucesor de Georges Habash, fundador del FPLP, en julio de 2000, era el jefe militar de la facción. Su primera prueba de fuego no fue contra Israel sino contra el rey Hussein de Jordania, en el famoso "Septiembre Negro", en 1970, que vio el secuestro y la destrucción de tres jets en Jordania. Desde entonces, Mustafá fue una figura clave en el FPLP y en la OLP. Sus años de exilio transcurrieron en Damasco y su regreso a los territorios fue autorizado por Israel a condición de que limite su actividad de carácter político. Pero, según los servicios secretos israelíes, Mustafá volvió a la lucha armada organizando personalmente desde su oficina en Ramallah algunos atentados.

Opuesto a cualquier tipo de negociación con Israel, Mustafá afirmó hace un año que "la lucha palestina por todos los medios" era un derecho inalienable.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?