Un país estratégico donde el terrorismo ya no sorprende