El escenario. Un país que no logra desterrar la carga de odios