Suscriptor digital

Un pasajero atacó al piloto en pleno vuelo

(0)
29 de marzo de 2000  

BERLIN (DPA).- Un alemán de 38 años irrumpió anteanoche en la cabina de pilotos de un Boeing 737-700, en pleno vuelo de la aerolínea alemana LTU entre Tenerife y Berlín, y agredió e hirió al comandante del avión, que transportaba a 143 personas.

Durante el incidente, que se produjo cuando el avión alquilado a la línea aérea privada alemana Germania sobrevolaba Madrid, el aparato perdió altura pero el copiloto logró corregir su rumbo, primero, y aterrizar sin problemas en el aeropuerto de Berlín-Schoenefeld, después.

Los móviles que llevaron al alemán a agredir al piloto son una incógnita, aunque según la cadena televisiva RTL, el hombre puede haber actuado por despecho, ya que su novia lo dejó recientemente.

Los incidentes ocurrieron dos horas y media después del despegue del avión en el aeropuerto Tenerife Sur.

De acuerdo con un vocero de la compañía alemana LTU, el atacante ingresó en la cabina de pilotos con permiso expreso del personal, tras afirmar que era agente del servicio de inteligencia alemán BND y que a bordo se encontraban "terroristas".

El piloto, de 59 años, intentó tranquilizar al hombre, pero éste montó en cólera, lo golpeó e intentó ahorcarlo. La situación se tornó dramática cuando el agresor la emprendió a patadas con los instrumentos de la cabina.

"Socorro, socorro"

Durante unos instantes, el avión perdió altura, pero pudo ser estabilizado por el copiloto. Mientras, dos azafatas y varios pasajeros lograron reducir al asaltante, tras ser alertados por el propio capitán mediante los micrófonos: "Socorro, chicas, socorro", habría gritado.

La fiscalía de Potsdam, en el este de Alemania, ordenó ayer el ingreso del agresor, que RTL identificó como Oliver W., en un instituto psiquiátrico, al tiempo que destacó que el individuo no estaba ebrio.

Además, la fiscalía le abrió un sumario por presunto intento de homicidio, en vista de que varios testigos declararon que el agresor era consciente de que el avión podía caerse a causa de su ataque, mientras también lo investiga por atentar contra la seguridad del tráfico aéreo. Ambos delitos son castigados con penas no inferiores a los cinco años de cárcel.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?