Un presidente electo que hace hablar de suéteres y corbatas