Coronavirus: el simulacro que elaboró Alemania en 2012 que le sirvió contener la pandemia

Ocho años atrás, un informe al que accedió Alemania advertía sobre las características del Covid-19.
Ocho años atrás, un informe al que accedió Alemania advertía sobre las características del Covid-19. Fuente: AFP
(0)
22 de abril de 2020  • 11:02

BERLÍN.- En sus primeras declaraciones sobre el coronavirus, en las que anunció las primeras medidas del gobierno alemán, la canciller Angela Merkel dijo el 10 de marzo que "a falta de vacuna y de tratamiento, hemos de contar con que el 70% de la población resultará infectada". En ese momento, su discurso recorrió el mundo con gran preocupación, pero sus palabras se basaban en un antecedente: las proyecciones de un informe al que accedió Alemania ocho años atrás, en el que advertía sobre las características del Covid-19.

Alemania empezó esta semana un proceso de levantamiento parcial de las medidas de restricción por el coronavirus. El control que mantiene el país europeo sobre la situación no se basa únicamente en la estrategia de realizar test masivos, ni de identificar a los contactos de los contagiados o el amplio sistema de salud, sino también en un protocolo planificado en 2012.

Ese año, un documento titulado "Bericht zur Risikoanalyse im Bevölkerungsschutz 2012" (Informe sobre análisis de riesgo en la protección de la población 2012), planeó una simulación en la que un virus de origen asiático y bautizado como "Modi SARS" llegara a Alemania, según consta en un documento que el Instituto Robert Koch (IRK) realizó ese año para el Bundestag alemán.

"En el apogeo de la primera ola de la enfermedad, después de los primeros 300 días, alrededor de seis millones de personas en Alemania se habrán infectado", estimó el estudio, que curiosamente describe los síntomas del hipotético virus como "fiebre, tos, náuseas y neumonía", según consignó el medio ABC.

La canciller alemana también expresó en esa ocasión que había que establecer algunas medidas que también figuraban en ese estudio:"blindar a la población de más alto riesgo, que son ancianos y personas con enfermedades crónicas; restringir los contactos para ralentizar la expansión del virus y evitar así el colapso del sistema sanitario; y proveer de medios".

El simulacro detallaba, además, que habría una creciente demanda de productos farmacéuticos y dispositivos médicos. "Debido a que los hospitales, consultorios médicos y autoridades dependen generalmente de la entrega rápida de estos productos, el mercado ya no puede satisfacer plenamente la demanda y surgen cuellos de botella", advertía el texto.

Sin embargo, hay un punto del informe que Merkel no comunicó: el documento pronosticaba 12.000 muertos en el mejor de los casos y, si no se atajaba a tiempo, la proyección era aún peor y podría alcanzar una letalidad de a 7,5 millones de personas.

"El informe fue recibido entonces de manera muy positiva y se consideró útil por la gran cantidad de medidas recomendadas", cuenta ahora Lothar Wieler, director del IRK. "Estamos ante una epidemia a gran escala y ciertamente no puede haber nadie que estuviese completamente preparado para ello, pero contar con herramientas desde el principio, naturalmente ayuda", agregó.

A raíz de este protocolo, el Ministerio de Sanidad modificó las medidas de acción. En 2017 se incorporó al Plan Nacional de Pandemia "ayudas de planificación" para hospitales y residencias de ancianos, "almacenamiento de respiradores y otros elementos de protección" y establece conceptos de gestión "para la adquisición rápida en caso de emergencia".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.