Un punto de inflexión para un presidente obligado a ceder

Luisa Corradini
Luisa Corradini LA NACION
El mandatario francés enfrenta una fuerte crisis
El mandatario francés enfrenta una fuerte crisis Fuente: AP - Crédito: Gustavo Garello
(0)
9 de diciembre de 2018  

PARÍS.- Emmanuel Macron es conocido por negarse a reaccionar bajo presión y por su persistencia en "mantener el rumbo" político. Pero esta vez, el ADN de la República francesa lo obligó brutalmente a bajar del Olimpo. Y desde ahora, su presidencia ya no será la misma.

"Llega un momento en que uno no puede gobernar a espaldas del pueblo", advirtió esta semana el líder centrista y socio de la mayoría parlamentaria, François Bayrou.

Como él, cada vez más representantes del propio partido presidencial, La República en Marcha (LaREM), exhortan al poder a mostrarse más atento a las preocupaciones cotidianas de los franceses.

"Hemos estado demasiado lejos, a veces hasta demasiado sordos", reconoció Stanislas Guerini, delegado general de LaREM.

Demasiado joven, demasiado seguro de sí mismo, demasiado tecnócrata, demasiado inteligente... Los "chalecos amarillos" tienen la sensación de que es imposible dialogar con ese "lejano monarca" y se radicalizan con eslóganes de rechazo, incluso de odio. El presidente francés tiene un problema de empatía y dificultades para escuchar a la gente simple.

Pero lo contrario también es cierto: los franceses no escuchan a Macron. Sus discursos sobre el porvenir de Francia y del mundo y sus explicaciones sobre su política planean diez metros por encima de los oídos de sus conciudadanos. Que no escuchan, porque no es lo que quieren oír.

Para el joven presidente, en esta época individualista, donde el egoísmo es una amenaza de desintegración, la unidad viene de arriba, de la nación francesa, de su huella histórica, de "su destino". Macron repite que su país es más que una suma de intereses o, como ahora, "una suma de cóleras". Francia tiene una historia. Inventó el Iluminismo. Y su deber es defenderlo en este turbio siglo que comienza. Para él, la presidencia encarna esa grandeza. De ahí su actitud vertical y su gusto por los grandes hombres y momentos de la historia.

Pero los oídos de la gente son impermeables a ese discurso. "Los intelectuales y los políticos hablan del fin del mundo. Yo pienso en el fin de mes", decía un "chaleco amarillo" en la manifestación de hace ocho días.

Como cada vez más pueblos del planeta, los franceses se han vuelto pesimistas. Para ellos, el futuro del trabajo, de sus hijos y de sus modos de vida es tan oscuro, que la única ambición que los habita es la de preservar lo que tienen, incluso mediante la violencia.

Hasta se podría decir que el origen de la protesta de los "chalecos amarillos" reside en esa difícil transición de un mundo a otro. Una transformación ineluctable del capitalismo que angustia a las clases medias y las empuja a rebelarse.

El siglo que acaba de comenzar va a tal velocidad que muchos, sin siquiera haberse dado cuenta, ya se quedaron atrás. En el terreno de la lucha contra el cambio climático que dio origen a los "chalecos amarillos", por ejemplo, lo poco que se hizo ya obligó a Francia a aumentar el impuesto al carbono de siete euros la tonelada en 2010 a 45 euros en 2018 y a 100 en 2030.

"Y sin duda habrá que aumentar más y más rápido. Es indispensable, irremediable y habrá que hacerlo. Esto es solo el comienzo", advierte el economista Jean Pisani-Ferry.

El presidente es consciente de todo eso. El problema no es lo justo o desacertado de su diagnóstico: son sus tiempos y su manera.

Los predecesores de Macron también padecieron una fuerte impopularidad y conflictos sociales. Pero ninguno se encontró tanto en primera línea frente al descontento.

Fue él mismo quien contribuyó a instalar ese inédito cara a cara con los franceses ya que, a su juicio, el debate político se resume a un match entre "nacionalistas y progresistas", entre su movimiento y los extremos. Ignoró así los otros partidos políticos y los demás actores sociales, desde los sindicatos hasta los representantes locales, que sirven de colchón en situaciones como la actual.

"Hoy, el presidente concentra en su persona, sin filtros, todas las frustraciones y los reclamos", resume el politólogo Philippe Moreau-Chevrolet.

Obligado a ceder por primera vez ante el reclamo popular, Macron se encuentra ante un momento de inflexión de su presidencia, pues no podrá salir de esta encrucijada sin modificar profundamente su modo de gobernar.

"No tiene otra opción. El método bonapartista que le sirvió al comienzo para lanzar sus reformas dejó de ser el adecuado", precisa Moreau-Chevrolet. El gran interrogante es qué sucederá con su presidencia de aquí en más.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.