Un resultado que enfrenta a Morales a un dilema