Un rumor desató el pánico en el aeropuerto de Los Ángeles