Un sacerdote asegura que el Vaticano conocía desde 2015 la denuncia por abuso contra un exobispo argentino

Gustavo Zanchetta está bajo investigación por abuso sexual
Gustavo Zanchetta está bajo investigación por abuso sexual Fuente: Archivo
(0)
20 de enero de 2019  • 17:35

(Agencia AP).- Uno de los sacerdotes que denunciaron al exobispo argentino Gustavo Zanchetta ante el Vaticano por abuso sexual aseguró que la Santa Sede estaba al tanto desde 2015. Así, contradijo la versión oficial de la institución, donde alegan que el papa Francisco se enteró recientemente de las acusaciones.

La agencia internacional The Associated Press entrevistó a Juan José Manzano, uno de los sacerdotes argentinos que reportaron a Zanchetta ante el Vaticano, que se desempeñaba como vicario general de la diócesis de Orán cuando se elevaron los informes.

Manzano y otros dos sacerdotes reportaron en 2015 y en 2017 que Zanchetta se había tomado fotografías desnudo en actitudes "obscenas" y que presuntamente había tenido conductas sexuales inapropiadas con seminaristas entre 2014 y 2015.

En una entrevista con AP publicada hoy, el sacerdote afirmó que enviaron el primer informe sobre situaciones de abuso en 2015. "Fue una primera alerta [que hicimos llegar a la Santa Sede a través de] obispos amigos", sostuvo.

En 2017 "la cosa estaba mucho más grave [con Zanchetta]", agregó en la entrevista con AP. "No solo porque hubiera habido alguna cuestión de abuso sexual... lo que había era un `in crescendo' de medidas que conducían la diócesis al abismo", dijo. Ese año los sacerdotes elevaron la información a la nunciatura en Buenos Aires.

Zanchetta renunció al Obispado en julio de 2017, apuntado por abuso de poder y abuso sexual. No obstante, meses después, en diciembre de ese año, el Papa lo nombró asesor de la oficina que administra las vastas propiedades inmobiliarias y financieras del Vaticano.

La versión del Vaticano

La semana pasada, el vocero de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, aseguró que las acusaciones contra el obispo surgieron en los últimos meses, casi un año después de que el papa Francisco creara la nueva posición para él.

Según Gisotti, en el momento de su renuncia, hubo acusaciones contra él de autoritarismo, pero no por abuso sexual.

El sacerdote Manzano aseguró que el papa Francisco sabía del cuestionable comportamiento del obispo desde 2015. Y que incluso en ese momento lo convocó a una reunión.

Siempre según la versión de Manzano, en esa reunión en Roma, Zanchetta se justificó ante el Papa diciendo que le habían manipulado el celular con la intención de dañar al pontífice y volvió a Argentina "mejorado".

Pero pasados unos meses, Zanchetta "se ponía agresivo si se lo confrontaba...manipulaba datos, personas, influencias para lograr sus propósitos". A ello se sumó -según dijo- que el rector del seminario advirtió "acosos" y "conductas inadecuadas" con seminaristas, algunos de los cuales abandonaron el seminario.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.