Un símbolo de lo que dejó el Katrina