Opinión. Un test para el balance regional