Un trastorno que no mata, pero es difícil de tratar