Un "viernes negro" menos frenético