Una alternativa: achicar la eurozona para fortalecerla

Julien Toyer
Annika Breidthardt
(0)
10 de noviembre de 2011  

BRUSELAS.- Funcionarios franceses y alemanes han debatido planes para una reforma radical de la Unión Europea (UE) que implicaría el establecimiento de una eurozona más integrada y potencialmente más pequeña.

El martes pasado, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dio algunos indicios de sus ideas durante un discurso dirigido a los estudiantes de la ciudad francesa de Estrasburgo, cuando dijo que una Europa con dos velocidades -la eurozona desplazándose más rápido que los 27 países de la UE- era el único modelo posible para el futuro.

Las discusiones entre políticos de alto nivel en París, Berlín y Bruselas van más allá y plantean la posibilidad de que uno o más países abandonen la eurozona, mientras el núcleo restante avanza hacia una mayor integración, incluso en el ámbito de la política impositiva y fiscal.

Un funcionario de alto nivel de la UE dijo que el cambio de conformación de la eurozona ha sido planteado a nivel "intelectual", pero que no ha pasado a un nivel de debate operativo o técnico, mientras que una fuente del gobierno francés dijo que no había ninguna clase de proyecto en discusión. A esas medidas se oponen muchos países de la UE cuyo apoyo sería necesario para hacer cualquier ajuste de los tratados del bloque, lo que las convierte en algo muy distante de un acuerdo consumado.

"Esto destruiría todo lo que nuestros antepasados construyeron con tanta dificultad y repudiaría todo lo que ellos defendieron durante los últimos sesenta años", le dijo a Reuters un diplomático de la UE.

"No se trata de una Europa con dos velocidades, eso ya lo tenemos. Esto redibujaría el mapa a nivel geopolítico y generaría nuevas tensiones. Verdaderamente podría ser el fin de Europa tal como la conocemos."

Sin embargo, el motor franco-alemán ha sido generalmente la fuerza impulsora en las medidas que avanzan hacia la integración. En cierta media, el tabú de que un país pudiera abandonar el bloque monetario de 17 países se rompió en la cumbre del G-20 celebrada en Cannes la semana pasada, cuando la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que tal vez Grecia tendría que ser excluida si se quisiera mantener la estabilidad de la eurozona.

Pero los últimos debates entre los funcionarios europeos apuntan a una revaluación más fundamental del proyecto monetario de 12 años de antigüedad -incluyendo qué países y qué políticas hacen falta para mantener la eurozona fuerte y estable durante la próxima década- antes de que la crisis de la deuda europea logre desarticularlo.

En gran parte, el propósito es remodelar el bloque monetario siguiendo las líneas propuestas inicialmente: países fuertes integrados económicamente compartiendo la misma moneda.

"Francia y Alemania han sostenido intensas consultas sobre este tema en el curso de los últimos meses, en todos los niveles", dijo un funcionario de alto nivel en Bruselas, que habló con la condición de que no se diera su nombre debido al grado de sensibilidad de estas discusiones.

"Tenemos que establecer exactamente la lista de los que no quieren ser miembros del club y los que simplemente no pueden ser miembros", agregó.

Un funcionario de alto rango del gobierno alemán dijo que en este caso había que podar la eurozona para hacerla más fuerte. "Seguirá llamándose eurozona, pero estará formada por menos países", dijo. Merkel, por su parte, reiteró ayer el pedido de que se introduzcan cambios en el tratado de la UE. Desde el punto de vista de Alemania, alterar el tratado de la UE sería una oportunidad de reforzar la integración de la eurozona y podría potencialmente abrir una ventana para concretar los cambios propuestos en su conformación.

Funcionarios del bloque dijeron que los cambios del tratado serán planteados formalmente en una cumbre que se celebrará en Bruselas el 9 de diciembre, aunque aún hay varios obstáculos para la concreción de esa medida.

Aceleración

Si bien la Europa de dos velocidades a la que aludió Sarkozy ya es una realidad en muchos aspectos, los funcionarios entrevistados por Reuters hablaron de un proceso más formal para crear una estructura de dos niveles y permitir así que el grupo más pequeño permanezca incluido.

"El riesgo de una división, de una Europa con dos velocidades, nunca ha sido tan real", dijeron.

En la visión de Sarkozy, la eurozona rápidamente profundizaría su integración, incluyendo áreas sensibles tales como los impuestos corporativos y personales, mientras el resto de la UE quedaría como una "confederación", posiblemente ampliándose de 27 a 35 países en la próxima década, extendiéndose a los Balcanes y más allá.

Francia y Alemania se consideran la columna vertebral de la eurozona y con frecuencia promueven iniciativas que los otros países de la eurozona rechazan. La idea de una eurozona nuclear, recortada, probablemente enfrente la intensa oposición de Holanda y, posiblemente, de Austria, pese a que ambos países serían potenciales miembros.

Traducción de Mirta Rosenberg

EN VOZ ALTA

"Es el momento de avanzar hacia una nueva Europa "

"Estoy convencida de que necesitamos una enmienda de los tratados. Si no son cumplidos, una institución europea debe tener el derecho de intervenir "

ANGELA MERKEL. Canciller alemana

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.