Polémica. Una amiga del rey pone en apuros a la corona española