El escenario. Una arriesgada diplomacia que inquieta cada vez más a EE.UU.