El terrorismo no cesa. Una bomba de ETA explotó en el País Vasco