Opinión. Una campaña anodina y superficial