Una campaña de US$ 1500 millones