El escenario. ¿Una cautela justificada o una exageración?