Una disputa entre dos vecinos irreconciliables

Libraron ya tres guerras desde 1947 El conflicto se remonta al año en que Londres dividió en dos el subcontinente indio En 1965 estalló la segunda contienda, y una tercera se produjo al independizarse Bangladesh
(0)
29 de diciembre de 2001  

NUEVA DELHI (EFE).- La lucha por el control de Cachemira ha convertido a la India y Paquistán en dos vecinos irreconciliables, que en apenas cincuenta años libraron tres guerras y protagonizaron incontables episodios prebélicos como el que viven en la actualidad.

La tensión entre las dos potencias nucleares del subcontinente indio se ha incrementado en estos días tras el ataque de un comando suicida contra el parlamento indio, ocurrido el pasado 13 de este mes y que se cobró la vida de 14 personas, incluidos los cinco terroristas que lo perpetraron.

Nueva Delhi atribuyó la autoría del atentado a grupos independentistas de Cachemira que, según el gobierno de la India, actúan amparados por las autoridades militares de Islamabad.

Desde que se produjo el atentado, la siempre sensible región de Cachemira se convirtió en escenario de enfrentamientos armados entre tropas de ambos países, que días atrás incluso desplegaron misiles tácticos a lo largo de la frontera común.

La situación a la que se ha llegado en estos días es un episodio más en la convulsa historia que comparten ambos países y que tiene como trasfondo el control de la región de Cachemira, donde actúan grupos integristas que pretenden anexionarla a Paquistán o conseguir la independencia.

El origen del conflicto se remonta a 1947, cuando Gran Bretaña se vio obligada a dividir el subcontinente indio entre la India y Paquistán, en una traumática partición que causó casi un millón de muertos.

Décadas de conflictos

Controlada en sus dos terceras partes por el gobierno de Nueva Delhi y en una tercera parte por Islamabad, Cachemira, de mayoría musulmana, desoyó los reclamos territoriales de Paquistán y optó por integrarse a la Unión India cuando los británicos abandonaron la zona.

El primer conflicto indio-paquistaní tuvo lugar en 1947, a causa del levantamiento de la población musulmana de Cachemira, apoyado por el ejército paquistaní. Tras el alto el fuego del 1° de enero de 1949, la ONU trazó una línea de armisticio bajo su vigilancia y dividió el territorio en dos sectores, a la espera de un referéndum que estableciera una solución definitiva.

La partición incluyó la región de Azad Cachemira (de 13.297 kilómetros cuadrados, al Norte, bajo administración paquistaní) y la de Jammu-Cachemira (de 206.703 kilómetros cuadrados, al Sur, bajo control indio).

La vigilancia de la ONU de la línea de demarcación fronteriza, en la que desde 1949 permanece una treintena de efectivos de los cascos azules, y del acuerdo de Simla (1972), por el que las dos naciones se comprometieron a resolver sus diferencias pacíficamente, no impidieron que se produjeran nuevos choques entre ambos ejércitos.

En 1965, la política expansionista india, que en 1957 había anexado la Cachemira ocupada por sus tropas, unida a la violencia de las guerrillas islámicas, provocó el segundo enfrentamiento indio-paquistaní, que acabó el 10 de enero de 1966 con una tregua lograda con la mediación soviética.

A fines de 1971, como corolario de una serie de incidentes fronterizos, la India ocupó Paquistán oriental, que en esa misma fecha se independizó con el nombre de Bangladesh, en una guerra de apenas 12 días.

A mediados de 1998 la región vivió una nueva y grave crisis a causa de las pruebas nucleares que efectuó la India y la posterior respuesta de Islamabad, que también realizó ensayos atómicos. Un año más tarde, en agosto de 1999, la tensión aumentó otra vez tras el derribo de un avión de reconocimiento paquistaní por un caza indio, y, desde entonces, los atentados en Cachemira y los incidentes entre ambos países no han dejado de llenar las páginas de los diarios de todo el mundo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.